Editorial La Malvaloca trabaja con estéticas disidentes e idearios heterodoxos que exceden los márgenes del buen gusto. Las manifestaciones literarias de lo kitsch, lo cursi, lo hortera y lo camp tienen cabida en una editorial que redefine lo inadecuado, la vergüenza social y lo abyecto. La Malvaloca tiene la voluntad de aglutinar todos esos espacios de reflexión y repensarlos desde una nueva mirada, reivindicando los cuerpos disidentes, lo cotidiano, lo excesivo, lo impostado, lo postizo, el pasado y sus viejas glorias y la memoria que no ha de ser olvidada.